Mónica Valenciano
RESIDENCIA

Mónica Valenciano (Premio Nacional de Danza, 2012) ha convocado a creadores de muy diferentes disciplinas en unos bailaderos que se están produciendo en Naves Matadero.

Descripción

“Este encuentro se propone a partir de un mapa-cartografía a transitar, viajando a través de una baraja de imágenes ...correspondencia abierta, cartas de una danza en la formulación de su propio tejido. Entonaciones de un gesto, ritmos de un contacto, desplazamientos de una ausencia que juega. Corpografías de una red al encuentro de esa geografía que se abre paso en el interior ... Cuerpos de una voz, ramificándose en múltiples planos. El espacio como protagonista nos vincula en lo que deja... la piel de ese espacio que toca capaz de alojar un blanco inesperado… Y allí donde la mirada nos convoca prende su visión: A Barajar… Arrastres orquestales y a contratiempo el blanco es un circo de ojos, empieza en agujero. La pedrada es otoño... cruzando el canto de una lágrima volviendo, danza, escucha la parada picotear el tiempo. El miedo destiñe? ...Un punto ladrando suena en la saliva y, el testigo paseando en el fondo de tus ojos ...”, Mónica Valenciano.

En el verano de 2016 en L’Animal a l’esquena (Girona) surge el germen de esta pieza cuando Mónica Valenciano, Raquel SánchezJorge Rúa y Chefer, se juntan para investigar y probar materiales que Valenciano atesoraba.

En una ocasión la poeta Chantal Maillard descubrió a Mónica que cuando colocas dos guitarras enfrentadas y tocas la cuerda de una, vibra la misma cuerda de la otra. “Lo mismo sucede con los seres humanos. Frente al otro, algo te resuena de forma irracional”, dice Valenciano. Acostumbrada a trabajar con su fragilidad en la intimidad de su equipo, Mónica ha decidido abrirse e invitar a su proceso creativo a inquietos creadores de diferentes disciplinas del baile, la interpretación, las artes plásticas, audiovisuales y del movimiento. Estos bailaderos, que se producen cada sábado, desde principios de 2017, en Naves Matadero, son encuentros donde artistas comparten lenguajes y búsquedas; investigan desde distintos puntos de vista con posibles diálogos con ella y aportan materiales cuyas esqueléticas van creando cuerpos y lugares de trabajo que desembocan en esta IMPRENTA ACÚSTICA en (14 borrones de una) APARICIÓN.

A lo largo de este proceso de creación emerge una constante: el cuerpo polifónico. El cuerpo vivo articulado en múltiples Planos, Volúmenes y Arquitecturas Nómadas. El cuerpo preparado para abrir los límites, confrontarse, cuestionarse, exponerse al exterior y compartir. El cuerpo como una orquesta polifónica. Un cuerpo lleno de ojos.

Mónica Valenciano es una significativa figura de la danza contemporánea española, con una trayectoria artística tan sólida como contundente. Comenzó a crearla a finales de los años 80, cuando su nombre aparecía en el panorama dancístico del país, junto con el de otras inquietas coreógrafas, protagonistas de la creación contemporánea del momento. La creación de su compañía `El Bailadero´ en 1997, dibujó un marcado trazo en su carrera creativa que marca un antes y un después en su obra. Fue al frente de esta formación cuando comienza su serie coreográfica Disparates. Pequeños puzzles creativos construidos a través de lo instintivo, lo íntimo y lo inmediato, donde el lenguaje, y su uso a través del espacio y el tiempo, cobran gran protagonismo. Inspirados en la parte más oscura y grotesca de la obra de Goya, reflejan estos Disparates el interés de Mónica Valenciano por el arte, punto de partida de muchos de sus trabajos. Aúpa! (1989), Puntos suspensivos (1991), Miniaturas (1992) y Adivina en plata (1996-97), son otras de las obras de esta creadora, que estudia danza clásica, contemporánea y teatro en el Institut del Teatre de Barcelona y en la RESAD de Madrid, así como otras disciplinas tan dispares como el boxeo y las artes marciales, todas ellas enfocadas a nutrir directamente un lenguaje propio y característico. En 2012 el Ministerio de Educación y Cultura de España le otorga el Premio Nacional de Danza en la modalidad de Creación.

Raquel Sánchez es licenciada en la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid (RESAD). Desde 1992 hasta la actualidad viene trabajando con la coreógrafa Mónica Valenciano con la que funda la compañía El Bailadero y estrena numerosas obras coreográficas presentadas en España, Suiza, EEUU, etc.

Fotografías: Manuel Fernández-Valdés

Ficha artística

Diario Audiovisual: Marta Blanco
Producción y distribución: Jorge Rúa

Finalizado
Fecha
2017-2018

Artículos del proyecto