El 8 de junio abría sus puertas la casa suspendida en el aire que el arquitecto social Santiago Cirugeda construía en el interior de la Nave 11 junto a colectivos de mujeres de la ciudad de Madrid, dirigidos y formados por el equipo de Recetas Urbanas. Esta edificación, que puede visitarse hasta el 30 de junio, está desarrollado todo su potencial artístico invitando a creadores como Llorenç Barber y Montserrat PalaciosIgnacio Marín BocanegraVértebroLos Bárbaros y espectadores a vivirla y experimentarla de manera intensa. Una vez finalizada su vida en Naves Matadero, la casa será reconstruida por miembros de Red de Mujeres Feministas por la Equidad de Género en el Desarrollo; Asociación Amalgama, de mujeres latinoamericana que luchan contra la violencia de género; y la Fundación Trabe, especializados en procesos de integración.

En el siguiente link puedes leer la documentación que Óscar Cornago, investigador del Centro de Ciencias Humanas y Sociales del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de Madrid, está haciendo del proyecto: https://habitarelaire.wordpress.com/