Tras la primera semana de trabajo en marzo, centrada en el conocimiento y diálogo con los artistas, en abril las sesiones tuvieron un enfoque mucho más individualizado, con el fin de explorar el potencial creativo de cada uno de los participantes.

El lunes Cai trabajó con Luis Sáez, del equipo de Debajo del Sombrero, y con uno de sus artistas, Andrés Fernández, en un proyecto de itinerancia por la ciudad de Madrid. El 18 de abril se inició una actividad de movimiento y creatividad con otra de las participantes, Iziar, en el espacio de Naves Matadero.

El miércoles se impartió el taller con mayor afluencia de asistentes, lo que permitió que Cai conversara con varios artistas sobre sus ideas de proyecto. El día 19 el trabajo se basó en el proyecto de agua y movimiento de Luisma Murias y el viernes, para concluir la semana, la sesión celebrada en el espacio del teatro se centró en Belén Sánchez.

"Sentarse a observar cómo Belén reproduce el mismo ritmo sobre un teclado, una y otra vez. Había implacabilidad. Presionar las teclas y hablar hacia el micrófono con diferentes voces emanando de ella. Yo estaba perdido en la absorción, casi hipnotizado, atraído tan profundamente por la calidad de su relación con el presente inmediato, transformado en duración pura."

Sigue leyendo las reflexiones de Cai Tomos aquí (Some things from somewhere British Council).